Capitulo 21

Ya estoy de vuelta en España. Volví el día cinco de este mes. Los últimos días en Suiza los dediqué a disfrutar y ver todo lo que podía. Y al volver a España un poco lo mismo. Pero no me apetece dejar el libro a medias. Por eso ya de vuelta, os relato los capítulos que faltan con los que cierro experiencia sintiendo que esto no acaba, sino que solo es el principio de una gran continuación.

Sigo con ‘Reasons why I like Switzerland’, hoy más enfocado en Zúrich.

#5  En Zurich Hauptbahnhof (HB para los que vivimos aquí) casi todos los fines de semana organizan algún evento. En este caso se trataba de una orquesta que tocaba en directo música clásica, vals, swing.. mientras todo aquel que se animara podía bailar al son de la música.

IMG_20150705_002051

#6 El punto de quedada y encuentro más típico es “el ángel” de HB. Pero para mi amiga Anna cuando quedamos allí es “lets meet at fat woman”.

the angel of HB (fat woman by Annia)

#7  Zúrich de noche (aunque todas las ciudades de noche son bonitas y ninguna foto hace justicia de ello)

IMG_20150626_004450

#8  Las vistas del lago (de Zúrich en este caso)

IMG_20150712_101644

#9  Sechseläutenplatz y las sillas que campan libremente en ella.

IMG_20150721_180718

Capítulo 20

El martes de la semana pasada estaba recorriendo las calles de Zúrich cual turista recién llegada. Desde el martes anterior me había dedicado a redescubrir los rincones ya visitados y a descubrir sitios que no conocía ya que la hermana de una amiga estaba de visita. Mi amiga trabajaba y yo al estar de vacaciones tenía todo el tiempo disponible para mí y para ella. Y el fin de semana siguiente llegaron dos amigas suyas, así que ya éramos todo un equipo de expedición.

Creo que no he hecho más hiking seguido nunca. Fui a Uetliberg dos veces (el punto más alto de Zúrich) bajándonos en la parada de tren “Triemli” subiendo por la montaña desde allí. -En otro capítulo os contaré las anecdotas porque fueron divertidas.- También hicimos hiking en Glarus rodeando todo el lago Klöntalersee (como os conté en el capítulo 18). Tomamos mucho el sol en el lago y callejeamos por la ciudad. Y en cada rincón, cada canción en vivo que alguien cantaba mientras tomaba el sol, cada chapuzón en el lago, cada mirada al horizonte de montañas, sentía que me enamoraba más de Suiza. Y a cada momento quería hacerle una foto como para llevármelo conmigo cuando ya no lo tuviera.

Por eso ese martes decidí empezar en Instagram ‘Reasons why I like Switzerland’

(Aunque se debería llamar ‘why I like Zurich’  ya que las fotos son solo de aquí. Pero cada vez que me gusta más esta ciudad no lo concibo solo como ciudad, sino como el país en general. Siento que el país tiene un encanto especial que todavía tengo que descubrir. No descarto en un futuro volver para vivir en Lausanne.)

Empecé tras ver estas vistas y hacer ésta foto. Y porqué no trasladar las fotos también aquí para que queden guardadas dentro del libro.

– Los números no equivalen a lo que me gusta más y menos. Pensaba poner las letras del abecedario, pero creo que voy a necesitar más. –

#1   Zurich sin filtros: Bürkiplatz

IMG_20150721_231941

#2  Escuchar música en directo mientras te tumbas en el césped del lago.

IMG_20150717_143531

#3  Puedes encontrar todas las frutas y verduras que quieras: fresas, cerezas, coco, paraguaya, melón, sandía… no me esperaba tomar tanta fruta aquí.

IMG_20150722_165048

#4  HARBRÜCKE en general. Y Frau Gerolds Garten como parte de él.

IMG_20150727_230144

Las siguientes, en el siguiente capítulo. CHÁN CHÁN CHÁN (sonido de telenovela)

Capítulo 19

Una de las muchas cosas que puedes hacer en Zúrich es floating. O lo que significa, llamar a un grupo de amigos, coger flotador o barca, remos y tirarte al río dirección a la ciudad. (Lo tienes que hacer más alejado de la ciudad porque en el centro de la ciudad solo te puedes bañar en sitios específicos del Limmat. O el día que se organice el Limmatschwimmen. Que por lo que he visto en las fotos es super divertido, ¡porque te bañas con flotadores de patos amarillos gigantes! Pero este año es el 15 de agosto y yo ya no estaré en la ciudad. Si clicas en la foto veras la web con más información.)

Limmatschwimmen

Super importante también: Ir con alguien que haya hecho el recorrido antes. Por el camino hay rocas y una cascada que si no lo sabes o ver la señal a tiempo te puedes matar literalmente. Porque la caída es de 2m y desemboca en una pared.

También os aconsejo que lo hagáis un día en el que haga bastante calor. Porque nosotros fuimos un día que estaba nublado. (El día que hizo sol yo trabajaba y no pude ir). Y me congelé viva, pero fue divertido.

Básicamente la hazaña consiste en amigos con flotadores atados por cuerdas. Pueden ser de cualquier tipo -Yo iba en un donut con rejilla en la parte de abajo.-   Pero es importante llevar al menos dos flotadores que sean más tipo barca para llevar ahí la comida, bebida, ropa, zapatos, dinero, móviles, etc. Y también para que la “embarcación” sea un poco más segura. Los remos también son necesarios, pues sino no puedes dirigirte a donde quieres. Y en el caso de ver rocas puntiagudas, de acercarte a la zona de la cascada, de pasar por debajo de un puente o de ver que te estás acercando demasiado a las rocas o arbustos del borde del río, tienes que remar. Vamos, que como veis hay muchos momentos de risas y de calma porque el silencio y la naturaleza te acompaña durante todo el camino. Pero que estás en todo momento en tensión porque algún peligro acecha también. Pero quizás por eso y por la gente que te acompaña en el viaje es divertido.

Y si quieres ser más suizo que nadie te puedes comprar este flotador con forma de uno de los panes típicos de aquí:

flotador

Capítulo 18

Ayer volví a ir a  Klöntalersee con tres chicas que no habían estado antes y con una de las que me enseñó el lugar por primera vez. Cuando llegamos las que no habían estado comprobaron que no era exageración lo que les habíamos contado. Pero Annia y yo sentíamos, que sí, que era espectacular pero que como ya lo habíamos visto antes no nos impresionaba tanto como la primera vez. Qué pena acostumbrarse tan pronto a las cosas, pensé.

Ésta vez nos encaminábamos a hacer el recorrido por todo el lago. Camino estimado en 3 horas. Empezaríamos por la parte contraria de la que estuvimos la última vez y acabaríamos en la primera explanada de césped para comer y bañarnos en el lago.

Fue un día super divertido. Tras la primera hora y cuarto llegamos a un camping donde aparentemente se acababa el camino para seguir bordeando el lago. Tras sortear alrededor preguntamos a una chica muy simpática que nos dijo que teníamos dos posibilidades: 1) Coger el camino recto que nos haría volver atrás y llegar a un puente. Y al cruzar éste llegaríamos al camino de nuevo. 2) Atravesar por el camping. No tendríamos que volver atrás pero habría que cruzar varios ríos. Le preguntamos qué cuál era mejor. Y ella nos dijo que la segunda opción era más emocionante. Así que nos lanzamos a por la segunda opción sin saber cuál era el grado de emoción y la dimensión-profundidad de los ríos que tendríamos que cruzar.

Fue super divertido. Porque nos encontramos arrenas casi movedizas, ríos no profundos pero con agua directa de la nieve derretida. Nada agradable para los pies, la verdad. Caminos tipo “perdidos en la jungla”, ect. Para al final acabar justo delante del famoso puente que nos haría volver atrás. Pero mereció la pena. Y vimos una cascada qué….  ♥

Al final tardamos 4 horas en llegar a la parte de césped. Donde comimos y nos echamos una siesta. Y al despertar fue: mirar al frente y volverme a enamorar. Se me había olvidado dónde estaba y volver a ver ese paisaje fue darme cuenta de que no te puedes acostumbrar tan pronto a esa belleza. Directa a darme un baño.

Aquí el vídeo que hice con la cámara de mi móvil que es una patata y no capta bien los colores. Así que imaginaros cómo es en realidad.

Capítulo 17

Percances de una chica que viene de España pensando que se va siete meses a vivir a las montañas:

Diciembre de 2014, el mes que viene te mudas a Suiza por siete meses. ¿Qué tienes que llevarte? Un abrigo bien gordo, unas buenas botas, guantes, gorro y varias bufandas. Eso es lo básico, lo demás puede esperar. ¡AH! Y las medicinas, todo el mundo te habla de que te lleves cosas por si te pones mala que allí los medicamentos son muy caros. Y tú que llevas por lo menos tres años sin tener fiebre y no recuerdas la última vez que vomitaste empiezas a plantearte qué enfermedades puedes coger y qué productos pueden curarlas. Resultado: un botiquín con ibuprofeno para matar a un elefante, pomada para los orzuelos (porque nunca he tenido ninguno pero quién sabe), pastillas de vitamina C, Thrombicid (que me vino muy bien), agua de mar (porque mi madre siempre dice que es lo mejor cuando tienes mocos), y miles de cosas menos Betadine que al final fue lo que más falta me hizo.

Llegas a Suiza en enero y te alegras de tener tu super abrigo de plumón que te cubre hasta debajo de la rodilla. Porque te pones eso y no sientes frío para nada. Aunque experimentas por primera vez lo que es que te duela la cabeza porque aunque lleves gorro la temperatura no es para estar más de hora y media en la calle. Y en general no pasas frío ni un día. Las casas y los establecimientos públicos están muy bien acondicionados. Además increíblemente, el clima es seco (a pesar de ser una ciudad con lago y río). Y con un buen abrigo el frío no cala y la sensación es que en España has pasado más frío que aquí.

Paso siguiente es el clima seco. Con lago y río nunca te habías planteado que la piel se te quedara como una pasa. Aquí os habla una que no es para nada amiga de las cremas, que concibe la comodidad como la clave y que si hay que decidir estar medio guapa sin esfuerzo o guapa de verdad con esfuerzo. Elige medio guapa cómoda. Así que he tenido que superar un poco mi odio hacia las cremas porque sino las manos en invierno se te llenan de rajas ¡¡con sangre!! Es alucinante. Y en las piernas parece que tienes escamas de lo secas que se te quedan.

Por otro lado el agua tiene muchísima cal. Si tienes una mampara de cristal en la ducha lo mejor es usar un limpia cristales nada más terminar. Es la única forma de que no se queden la marca de las gotas de manera permanente y de hacer ejercicio desde primera hora de la mañana. Lo mismo pasa con los vasos de cristal de la cocina y con el pelo de tu cabeza. En mayo fui a Ámsterdam como viaje de reencuentro de mis amigos de universidad. ¿Y sabéis qué fue lo primero que me dijo mi querida Paulita al verme?:  “¡¿Qué te ha pasado en el pelo Laura?! ¡LO TIENES FATAL! Con lo bonito que tienes tú el pelo”.

Como os he dicho no soy fan de cremas y mascarillas, (aunque no son pocas las veces que me propongo “a partir de este mes me empiezo a cuidar y echar potingues” pero luego se me olvida). Así que en Suiza mi hábito tampoco ha cambiado, y claro, la cal del agua hace de las suyas. Así que al volver de Ámsterdam me corté 5cm el pelo. Lo sentía muy suabito y estaba encantada. Pero al mes siguiente volvió al modo estropajo. Así que si te mudas a Suiza te recomiendo que te eches mascarilla en el pelo.

Otra cosa que alguien de España no piensa cuando se muda a Suiza es que cuando llega el buen tiempo es lo mejor del mundo y no hace frío. Los zapatos que me traje fueron: botas de agua, zapatillas tipo converse con borreguito por dentro, botas estilo Panamá Jack y unas chanclas de la playa. De ropa traje cosas de invierno pero también varios vestidos de verano, un short y una minifalda porque me gusta combinar la ropa de verano en invierno con leotardos. Pero para nada se me pasó pensar que me haría falta ropa de verano y que pasaría calor. ¡C’mon, me mudaba a las montañas! Aunque pensando ahora, Heidi iba con manga corta.

Heidi

Capítulo 16

Más cosas que no os he contado sobre Zúrich.

Creo que solo en este país te puedes encontrar una mañana en un parque público todos los utensilios preparados para un cumpleaños que se celebrará por la tarde y que nadie toque un plato. No pude resistirme a hacer la foto y compartir mi impresión en Instagram.

cumpleaños

Otro tema es el reciclaje. Aquí para mi gusto reciclan raro, aunque quizás para gusto de ellos en España reciclamos raro. Os cuento:

Los impuestos de la basura se pagan a través de las bolsas de basura. Por ello no puedes tirar la basura en cualquier bolsa, sino que tienes que comprar “la bolsa” que cuesta 20CHF y con la que estás pagando los impuestos. Hasta ahí no me parece mal, es otro sistema de gestión y me parece razonable. Pero aquí viene el asunto: En Suiza supuestamente están muy concienciados con el medio ambiente (casi todos los productos en el supermercado son “bio” y no creo que haya lagos en los que te puedas bañar que estén tan limpios los de Suiza). Pero en la famosa bolsa de basura tiran de todo, sin separar nada.

La distribución de la basura es tal que así: El papel NUNCA se puede tirar a ningún contenedor. Cada zona de la ciudad tiene un día al mes en la que recogen el papel. Así que tienes que guardarlo en casa hasta que venga el día de la recogida. Y por favor que no se te olvide el día que es porque sino tendrás que esperar otro mes. El plástico va a otro contenedor. Pero no cualquier plástico, solo las botellas de leche, de aceite y de algunos productos de limpieza. Los yogures de plástico, los bricks de zumo y leche, algunos botes de crema, etc son de otro plástico diferente. Así que van a la bolsa que todo lo contiene. Con el metal creo que pasa como con el papel, tiene su días de recogida. Y el cartón no es papel, así que hay que separarlo también. El cristal se recicla por colores. Con la basura orgánica tienes dos opciones: 1) Hay casas en las que tienen una minibasura donde tiran todo lo orgánico sin bolsa en la que contenerlo. Cuando se llena vas a los contenedores de orgánico y tiras todo. (Esto me parece buena idea. Aunque huela más y cada vez que vacíes tu mini contenedor tengas que lavarlo, en la recogida de basura todo es orgánico sin bolsas de plástico). 2) Segunda opción, tirar el orgánico a la bolsa que todo lo contiene.

Por esto me parece que en España organizamos de forma más sencilla la gestión de la basura. Eso sí, aquí no se te ocurra tirar la basura en una bolsa que no sea la oficial. O papel dentro de la bolsa que todo lo contiene (menos papel). Porque uno de los oficios dentro de la policía es el de policía de la basura, y si descubren que has tirado algo donde no se debía la multa no es de broma.

Otra cosa que me llama la atención es que es común ver a adolescentes conduciendo motos con pedales. No sé si en España también las hay pero yo creo que aquí es la primera vez que he visto este tipo de motos. Tienen motor pero cuando te quedas sin gasolina puedes ir pedaleando como si fuera una bicicleta pesada.

-

Capítulo 15

Hoy empiezan mis vacaciones en Suiza. 25 días para disfrutar y decir adiós a las pedazo de personas con las que he coincidido aquí.

Today is the beginning of my holidays in Switzerland. Twenty five days to enjoy and say ‘see you later’ to the country and the amazing people I met here. I am still not conscious that I am going to leave and how much I am going to miss this.