Capítulo 11

Este capítulo versará sobre las cosas que me llamaron la atención cuando empecé a descubrir Suiza. Y sobre las que siguen despertando mi curiosidad porque aun siento que Suiza tiene mucho de lo que ser descubierta.

Lo primero es lo que ya os dije en uno de los primeros capítulos: Suiza está rodeada de naturaleza pero no huele a nada. Los paisajes espectaculares te hacen sentir que estás viendo una postal gigante.

Lo segundo el lago y sus vistas.

Otra cosa curiosa es que es legal beber en la calle y no es raro ver como la gente va con su lata de cerveza en el tren. Pero nunca he visto una pelea en las calles.

La mayoría de los sitios tienen un “Lost & Found” hecho que imagino que será porque las personas que encuentran algo que no es suyo no se lo quedan. Sino que quieren que la persona que lo ha perdido lo encuentre de nuevo. (Esto es una teoría, porque por ahora no he perdido ni me han robado nada -toco madera-. Aun así se nota en el ambiente que los robos no son frecuentes. Y solo los que somos de fuera nos planteamos que alguien se quede en la toalla cuidando las cosas cuando todos queremos irnos a bañar al lago. Los locales nunca harían eso, ¿porqué habrían de hacerlo? es su lógica de pensamiento.)

Una de las cosas que más me llamó la atención al principio fue la combinación de calma durante día y noche, junto con la posibilidad de salir de fiesta hasta que vuelva a salir el sol. Y esto es lo que creo que voy a echar más de menos cuando me vaya. El estilo de vida de aquí. Las posibilidades de ocio que hay en la ciudad me gustan mucho.

Derivado de esta idea. Algo que para mí define Zürich son los picknicks y las barbacoas en el lago. (Para los que me conocéis esto es mi paraíso. Con lo pesada que me pongo siempre con hacer picknicks en el Parque María Luisa). Por otro lado, la oferta de festivales de comida callejera, bares, pubs y cafeterías también me gusta. Hay muchos sitios con encanto, eso sí, como todo aquí, disfrutar de ello tiene su precio. Y no es barato.

El último que descubrí fue el pasado viernes. Se llama Rimini y es un bar que ha aprovechado que el río pasa bajo su suelo para hacer una “piscina”.

Rimini rimini

rimini

Y en relación a lo anterior. Sí. No es un tópico. En Suiza todo es caro. Pero al final no te queda más remedio que hacerte a los precios. Y luego cuando viajas a Alemania o a Austria y ves que un helado te cuesta 3€ dices “¡¡¡Alaaa qué baratooo!!!” Y te compras un helado de tres bolas.

Otra cosa curiosa son los patinetes. En Zúrich puedes ver a cualquier persona en patinete. Algunos hombres enchaquetados van a la oficina en patinete.

Junto con los patinetes cuando hay nieve en los tranvías convives con los esquís. Todo el mundo va o vuelve de esquiar hasta que no haya ni una gota de nieve en las montañas.

Esto es lo que se me ocurre por ahora. Quizás más adelante recuerde más cosas que me parecen curiosas y las añado en un nuevo capítulo.

Tschüss, adieu!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s